Reducción de la diarrea por Clostridium mediante un cambio en el enfoque de la alimentación

01 marzo 2021

El primer día después del parto todo parece ir bien. Sin embargo, al segundo o tercer día, de repente podemos detectar que hay lechones en la sala de partos que presentan un descenso en el crecimiento. Lo primero que se nos ocurre pensar es que la cerda tiene muy poca leche. Pero si observamos con atención, posiblemente descubriremos pequeñas deposiciones de diarrea por aquí y por allá. Realizando una prueba rápida podremos aislar fácilmente los agentes patógenos causantes de este problema.

Causas durante el periodo de gestación

Si los resultados de la prueba apuntan únicamente a Clostridium y los demás patógenos son negativos, la alimentación durante el periodo de gestación puede desempeñar un papel clave. La fermentación se produce en el colon durante el periodo de gestación. Además de las bacterias beneficiosas, también crecen en el intestino bacterias perjudiciales, como es el caso de Clostridium. Durante la transición de la gestación a la alimentación en lactación, el proceso de fermentación cambia, permitiendo que la infección por Clostridium de la cerda aflore.

Infección a través del estiércol

Los lechones recién nacidos pueden infectarse debido a que las bacterias, a pesar de la limpieza y desinfección, siguen presentes en la sala de partos de la camada anterior. Otra vía de contagio de Clostridium también puede producirse a través del estiércol de la cerda. En ese caso, los problemas suelen agravarse aún más porque la producción de leche de la cerda disminuye.

Cambiar el enfoque de la alimentación en caso de diarrea por Clostridium

Si optimizamos la transición de la alimentación de la gestación a la lactancia, este problema podría reducirse. Por ejemplo, proporcionando un alimento específico para la gestación hasta el momento del parto, podremos mantener el proceso de fermentación estable en el intestino. A menudo, esto da lugar a una mejora, pero en ocasiones no es suficiente para tener este problema tan persistente completamente bajo control. Por lo tanto, en este punto es necesario analizar la composición de la dieta de gestación y ver qué se puede hacer para mantener estable la microbiota en el colon de la cerda.

Menos micotoxinas

Las materias primas sensibles a las toxinas, como el trigo, la cebada y el maíz que componen los piensos premium de De Heus, se limpian cuidadosamente y con ello logramos eliminar la mayoría de las micotoxinas que pudieran estar presentes en los cereales. Esta limpieza garantiza que los lechones consuman menos micotoxinas del calostro y la leche y, por tanto, tengan un inicio saludable. Además, la composición de nuestros diferentes piensos es de una gran calidad, lo que favorece que la transición del pienso de gestación al de lactancia se produzca sin problemas.

Vacunación

Además de Clostridium, los agentes patógenos de la cepa E. coli y el Rotavirus también desempeñan un papel importante en las diarreas del parto, especialmente entre las cerdas que enfrentan su primer parto. Por eso, además de proporcionar una alimentación adecuada a las madres, apoyarnos en un esquema de vacunación estricto será también una de las claves del éxito.

Ponte en contacto con nuestros especialistas para saber más

Descubre más sobre cómo conseguir un crecimiento rápido y saludable de tus lechones

Más información sobre Romelko

Artículos relacionados: