Comprender cuál es el papel clave del agua en la salud de las aves de corral

Carlos Bilello

02 noviembre 2021

El agua es un nutriente importante para los animales, ya que hace posible múltiples procesos fisiológicos. Al igual que un metabolismo sano, el agua permite el transporte de nutrientes por todo el cuerpo y juega un papel importante en la gestión del calor. La carne y los huevos también están constituidos en gran parte por agua.

Como ganadero, para tener un buen rendimiento productivo debes asegurarte de que tus animales consumen suficiente agua y de buena calidad. La calidad del agua se puede evaluar de distintas formas. Una vez que se determina que la calidad del agua es buena, se debe prestar especial atención al posible desarrollo de biofilms en las tuberías, ya que podrían tener un impacto negativo en el agua. Los consejos que encontrarás más abajo te ayudarán a mantener el agua de tus animales limpia e higiénica.

Un pollo de engorde necesita tres litros de agua para producir un kilo de carne. En comparación, una gallina ponedora suele necesitar entre 1,5 y 1,6 kilos de comida para producir una docena de huevos. Por norma general, las aves con buena salud consumen de media entre 1,75 y 1,8 veces más de agua que de alimento, por lo que la ingesta de agua por cada docena de huevos suele estar entre 2,6 y 2,8 litros. Sin embargo, en espacios con altas temperaturas, las aves pueden doblar, triplicar e incluso cuadriplicar el consumo de agua. Es fundamental que el suministro de agua de buena calidad esté a una temperatura adecuada para cada una de las etapas de la vida de las aves, y es especialmente importante proporcionar a los pollitos de un solo día de vida el acceso a agua fresca en cuanto llegan a la granja.

El ajuste del sistema de agua se debe hacer de manera que llegue suficiente agua a los animales y con una presión adecuada. El rendimiento hídrico óptimo por minuto varía dependiendo de las especies (ver el apartado de «Consejos y recomendaciones» de más abajo).

Evaluar la calidad del agua

Garantizar la calidad óptima del agua es importante para mantener a los animales sanos y asegurar un rendimiento óptimo. Se puede evaluar a través de cuatro modelos distintos: visual, sensorial (sabor/olor), análisis químico y análisis microbiológico. Asegúrate de que analizas el agua en su recorrido completo, desde su fuente de entrada en granja hasta el final de las tuberías, donde los animales van a beber, ya que puede haber diferencias entre ambas muestras.  

Una evaluación visual y sensorial es una manera muy rápida y fácil con la que obtener los primeros indicios sobre la calidad del agua en tu granja. Es mejor hacerlo en el lugar en el que beben tus animales, preferiblemente allí donde termina el sistema de bebederos. En la práctica, la calidad del agua en el lugar desde donde sale suele ser distinta a la del bebedero. Después de drenar, deja que el agua repose en un cubo o en un vaso transparente durante unos minutos y observa si hay signos de precipitación en el fondo. Si el agua tiene un olor, un color o un sabor distintos, entonces es necesario que sigas examinando el sistema de agua potable.

El análisis químico nos indica si el agua cumple con la normativa básica que se requiere para el animal en cuestión. Además del pH y de la dureza, el contenido de minerales determina si el agua es adecuada para beber o no. Los niveles anormales pueden afectar negativamente a su sabor. Además, unos niveles muy elevados pueden provocar la formación de depósitos en el sistema, reduciendo el rendimiento del suministro de agua, mientras que las concentraciones excesivas de ciertos minerales pueden bloquear la absorción de otros.

El análisis microbiológico muestra el número de microorganismos presentes en el momento en el que se tomó la muestra. Si existe una elevada concentración de microorganismos, es importante determinar el tipo de organismos realizando un análisis exhaustivo. En caso de encontrar niveles de microorganismos superiores a los que son adecuados para los animales en cuestión, es necesario identificar la causa de la infección y tomar las medidas necesarias. Una infección microbiológica suele formarse tras el bombeo del agua desde su fuente, ya que los depósitos de minerales y residuos orgánicos en las tuberías de agua (conocidos como biofilm) son un excelente caldo de cultivo para los microorganismos. Estos residuos permiten que gérmenes como la Salmonela y E. coli sobrevivan, crezcan e infecten a los animales a través del agua que beben, incluso cuando el agua obtenida desde el lugar de entrada a la granja es de calidad suficiente.

 

La importancia de realizar evaluaciones habituales

Para conocer la calidad el agua potable es importante analizar con frecuencia la calidad de ésta en diferentes puntos del sistema. Para prevenir las infecciones microbiológicas, se debe limpiar el sistema de agua potable con regularidad. Algunos productos de uso a través del agua de bebida, como las vacunas, los ácidos y las vitaminas, se basan en muchos casos en excipientes orgánicos, como los azúcares que son fuente de nutrientes para las bacterias. El primer paso es purgar bien las tuberías después de su uso. El segundo paso consiste en limpiar las tuberías con los productos adecuados para garantizar la correcta higiene del agua.

 

Consejos y recomendaciones para aves de corral

Calidad, temperatura y limpieza

  1. Comprueba la calidad del agua regularmente (análisis microbiológico dos veces al año, análisis fisicoquímico una vez al año).
  2. Asegúrate de que el suministro de agua limpia tiene una temperatura adecuada en todo momento.
  3. Limpia diariamente los bebederos.
  4. Limpia a fondo y desinfecta el sistema hídrico durante el tiempo de inactividad.
  5. Durante el ciclo usa un desinfectante de agua si es necesario.

Nueva bandada

  1. Comprueba el sistema hídrico antes de introducir una nueva bandada.
  2. Lava las tuberías poco antes de que se instalen allí los pollitos de un día. Asegúrate de que el agua tiene la temperatura adecuada.
  3. Los pollitos más jóvenes son los más sensibles a la mala calidad del agua.

Bebederos

  1. En granjas de pollos de engorde, comprueba y ajusta la altura de los bebederos diariamente.
  2. Comprueba la presión del agua con frecuencia.
  3. Caudal del bebedero:
  • Pollitos (0-7 días): 20 ml/min
  • Gallinas ponedoras: 60-80 ml/min
  • Pollos de engorde:70-100 ml/min

Un enfoque práctico y específico

Nuestro programa Natural Power incluye todos estos puntos y mucho más con el objetivo de ayudarte a que la salud de tus animales mejore, optimizando el rendimiento de tu granja mientras haces un uso prudente de los antibióticos.

 

Para saber más sobre el programa Natural Power contacta con un técnico del equipo de De Heus a través de este correo: naturalpower.es@deheus.com

Descubre más acerca del programa Natural Power

Carlos Bilello

International specialist Poultry



Primer Congreso Internacional de Vacuno

¡¡No te pierdas el evento del año del sector del vacuno patrocinado por De Heus!! El objetivo de este Congreso es dar a conocer la importancia del sector del vacuno de carne como motor económico de nuestro país y luchar por su futuro. ¡¡Nos vemos en Salamanca!!

Visualiza el programa Inscríbete ahora