Invertir en la nutrición de los lechones siempre es rentable

23 febrero 2021

Los lechones sanos y con un buen crecimiento son más rentables durante el periodo de cría y también consiguen mejores resultados en la fase de engorde. Además, son más fáciles de vender y pueden alcanzar un precio de venta más alto. Esto es importante, ya que los precios de venta de los lechones determinan las diferencias en la rentabilidad de las explotaciones de cerdas y la eficiencia del gasto en nutrición.

Invertir desde el minuto uno

Merece la pena invertir en la calidad de los lechones desde los primeros días después del nacimiento. El objetivo es que los lechones recién nacidos se críen con la mayor vitalidad y salud posible. Esto comienza con la ingesta de calostro y posteriormente con la estimulación de la ingesta de pienso. Es necesario tener en cuenta que los lechones recién nacidos tienen muy pocas reservas corporales en forma de grasa y glucógeno. Transcurridas entre doce y diecisiete horas tras el parto, ya han utilizado sus propias reservas. Por eso, si los lechones no consumen calostro en este plazo, será más difícil que lleguen a poder mamar por sí mismos. De esta forma, cuanto más calostro consuman los lechones y más pronto lo hagan, mayores serán sus posibilidades de supervivencia. Las investigaciones demuestran que de los lechones que consumen menos de 100 g de calostro, solo el 40% sobrevive, mientras que de los lechones que consumen 400 g de calostro o más, casi el 99% sobrevive los primeros días después del nacimiento. Las siguientes medidas pueden aplicarse para garantizar que los lechones ingieran calostro lo más pronto posible, y que lo hagan con frecuencia y en grandes cantidades:

  • Crear un microclima adecuado para los lechones para que no se enfríen demasiado rápido. Para ello podemos utilizar una lámpara de infrarrojos detrás de la cerda y una cama de parto que retenga el calor.
  • Espolvorear polvo secante en los nidos de los lechones.
  • Construir curvas en las esquinas para que los lechones no se queden atrapados en un ángulo y permanezcan allí sin comer.
  • Establecer un protocolo nutricional eficaz y claro, contando con el asesoramiento de un especialista.

La segunda mitad del periodo de lactancia

En la segunda mitad del periodo de lactancia es importante que los lechones crezcan adecuadamente y estén bien preparados para el destete. Esto significa que todos los lechones deben iniciarse en la ingesta de alimento sólido ya durante esta fase. Los lechones asimilan el alimento más fácilmente después del destete si ya lo consumían durante el periodo de lactancia.

Descubre más sobre cómo conseguir un crecimiento rápido y saludable de tus lechones

Más información sobre Romelko

 

Invertir en alimentación también después del destete

La ingesta de alimento también juega un papel muy importante tras el destete. La ingesta de pienso durante las dos primeras semanas tras el destete determina en un 70% el resultado final de la cría y la calidad de los lechones.

Si se realizan inversiones adicionales en mano de obra y en la calidad del pienso en este momento, lograremos amortizarlas rápidamente. Durante el periodo de amamantamiento, los lechones están acostumbrados a beber leche cada hora. Por lo tanto, después del destete están acostumbrados a comer en pequeñas cantidades unas doce veces al día. Mientras que los lechones ligeros consumen más pienso que los de mayor peso durante los primeros cuatro días, después los lechones de más peso son los que comen más. La necesidad de mantenimiento de los lechones inmediatamente después del destete es de aproximadamente 150 g de pienso al día.

Entre el tercer y el cuarto día tras el destete, todos los lechones deben estar bien alimentados. Para conseguirlo, deben comer al menos 0,5 kg de pienso durante los tres primeros días después del destete. Se puede ayudar a los lechones a empezar a comer pronto, a hacerlo con frecuencia y en grandes cantidades inmediatamente después del destete. Una de las claves es que todos los lechones puedan comer al mismo tiempo. Para lograrlo, a menudo es necesario colocar comederos redondos adicionales en los primeros días, que debemos llenar al menos tres veces al día. Cuando se llenan los comederos, los lechones se levantan y empiezan a buscar comida y esto supone un estímulo adicional para empezar a comer. El efecto de los comederos redondos es que los lechones se vuelven más uniformes y que la ingesta de alimento y el crecimiento pueden aumentar hasta en un 40%.

Además de los comederos redondos, podemos mejorar la ingesta de alimento eligiendo el tipo de pienso adecuado. Si durante los primeros días se suministra un pienso de prestarter en lugar de un pienso de destete, se puede aumentar claramente la ingesta de pienso. Como ejemplo, cuando se suministra un pienso prestarter, los lechones ingieren un 60% más de energía que cuando se administra un pienso de destete estándar.

La ingesta de alimento durante el proceso de cría

La ingesta de alimento de los lechones en relación con el crecimiento deseado es clave para elegir el alimento adecuado y obtener beneficios durante el proceso de cría de los lechones. Por ello, nuestro consejo es realizar mediciones regularmente sobre la ingesta de pienso de los lechones: durante los tres primeros días después del destete y durante la primera, segunda, tercera, cuarta, quinta y sexta semana postdestete.

Cuanto mejor conozcamos la ingesta de alimento, mejor podremos desarrollar una estrategia de alimentación adecuada con el asesoramiento de nuestros especialistas. Si no conocemos la ingesta no será posible decidir la composición adecuada de alimento en función de este parámetro, corriendo el riesgo de proporcionar alimentos demasiado simples o que exceden las necesidades nutricionales de los lechones. En el primer caso, los lechones no crecen adecuadamente y se quedan por debajo de las normas de calidad. En el segundo caso, estaremos gastando inútilmente más dinero del necesario.

Ponte en contacto con nuestros especialistas para saber más


Artículos relacionados: