Resistencia a los antibióticos: lo que está en nuestras manos para prevenirla

15 diciembre 2021

El uso de antibióticos, utilizados como medida curativa o preventiva, es algo común en el sector ganadero. Muchos de los antibióticos utilizados para tratar a los animales también se utilizan en la medicina humana, ya que la mayoría de las bacterias no distinguen entre humanos o animales y afectan a ambos por igual. Sin embargo, este uso combinado puede tener un impacto en la salud.

Resistencia bacteriana frente a los antibióticos

El uso generalizado de antibióticos en animales, así como su uso inadecuado en humanos, puede hacer que las bacterias desarrollen resistencia frente los antibióticos. La resistencia antimicrobiana, como se la conoce, se produce cuando las bacterias u otros microbios mutan a lo largo del tiempo hasta un punto en el que ya no responden a los medicamentos, químicos u otros activos diseñados para curar o prevenir infecciones y enfermedades.

Una advertencia desde Europa

La resistencia a los antimicrobianos ha crecido significativamente en las últimas décadas, mientras que el desarrollo de nuevos antibióticos ha sido limitado. Un ejemplo bien conocido es el del Staphylococcus Aureus resistente a la meticilina (SARM). Se trata de una mutación de S. aureus, una bacteria que se encuentra comúnmente en la piel. Las personas con infecciones por SARM tienen un 64% más de probabilidades de fallecer que las personas con infecciones sensibles a los medicamentos.

El SARM se convirtió en un problema importante en los hospitales europeos de la década de 2000, y su incidencia se relacionó principalmente con el uso de antibióticos en el ganado. Muchos países comenzaron a realizar pruebas de SARM a los ganaderos y sus familias antes de admitirlos en el hospital. Los que dieron positivo fueron tratados de forma aislada para evitar que la bacteria se propagase a otros pacientes. Afortunadamente, sabemos que la resistencia a los antimicrobianos se puede revertir.

Invertir la tendencia

Las siguientes cifras nos muestran los porcentajes de muestras resistentes al SARM recogidas en hospitales europeos para 2009 y 2014. Las flechas indican una tendencia creciente () o decreciente () para el período 2006-2009 (gráfico 1) y para 2011-2014 (gráfico 2). También se muestra que el número de países en los que más del 50% de las muestras eran resistentes (aparecen de color rojo oscuro en el mapa) disminuyó entre 2009 y 2014. Esto se debió a un uso más prudente de antibióticos, así como a una supervisión y seguimiento más estricto.

 

 

Regulación del uso de antibióticos a nivel de las explotaciones ganaderas

El uso de antibióticos en la producción ganadera a menudo se considera uno de los principales factores de riesgo para la resistencia a los antimicrobianos. Los gobiernos de todo el mundo están tomando medidas para mejorar las prácticas de uso de antibióticos en las explotaciones, que incluyen regulaciones más estrictas para su aplicación. Por ejemplo, en muchos países los tipos de antibióticos que los ganaderos pueden usar para tratar a sus animales enfermos están restringidos.  Mientras tanto, se espera una prohibición global inminente de la práctica aún común de uso de antibióticos con carácter preventivo en el ganado.

Tú también puedes poner de tu parte con nuestro enfoque práctico dirigido a objetivos

Cada uno de nosotros puede tener un papel importante de cara a minimizar el riesgo de que las bacterias desarrollen resistencia contra los antibióticos. Nuestro programa Natural Power proporciona soluciones específicas para mejorar la salud de sus animales y optimizar su rendimiento, ayudando a reducir la dependencia de los antibióticos de tu granja.

Para saber más sobre el programa Natural Power contacta con un técnico del equipo de De Heus a través de este correo: naturalpower.es@deheus.com

 


Artículos relacionados: